La historia del hombre mediano, un sándwich y los celos, por Jean Marc, 9 años.

Érase, hace tantos días, había un hombre que era mediano. Para sus hermanos el pequeño tenía todo el cariño del mundo y la mayor podía hacer todo lo que le de la gana. Así que un día se quiso mudar a París y luego quiso explorar todo el mundo. Cuando exploró quiso saber por qué él nunca tenía mérito, y un hombre le dijo: Continúa leyendo La historia del hombre mediano, un sándwich y los celos, por Jean Marc, 9 años.

Los cuatro amores de la vida: Te necesito. Te admiro. Te rechazo. Y te quiero.

Y en este caso el orden de los amores sí altera el producto; porque nada se entiende sin lo que hemos sido, porque damos desde lo que hemos recibido y porque amamos según hemos sido queridos. Continúa leyendo Los cuatro amores de la vida: Te necesito. Te admiro. Te rechazo. Y te quiero.

Mamá: Patrimonio Emocional de la Humanidad

Porque dar la vida pariendo o sin parir merece nuestro mayor y mejor reconocimiento, aunque de momento lo que haya sea un abismo inmerecido hacia la figura de la madre al dar por hecho que si tienes un hijo te verás obligada a renunciar a más de lo que eres, a hacer más de lo que puedes y a dar más de lo que tienes. Continúa leyendo Mamá: Patrimonio Emocional de la Humanidad

Informativos de TV para mayores de 12 años

Para cambiar el mundo hay que empezar por intentarlo.

¿De dónde vienen las Madres?

A veces las letras no forman palabras sino emociones dibujadas, deseos y sueños. A veces las palabras nos sorprenden porque se mecen al calor de un sentimiento que no entiende de razón. Continúa leyendo ¿De dónde vienen las Madres?

Porque Yo, como Tú… también me quiero.

Perdona tú, pero yo, como tú… también me quiero. Y he decidido no amar al próximo como a mi misma, pero sólo un poco menos. Y si no te gusta lo que hay, pues no te gusta, qué le vamos a hacer, pero si no me respeto yo, no me respeta nadie, y tú sabes muy bien a qué me refiero. Continúa leyendo Porque Yo, como Tú… también me quiero.

La infancia robada, otra forma de “maltrato infantil”.

Robada y perdida con el consentimiento y el beneplácito de todos y cada uno de nosotros. Madres y padres, en un último intento de dar a nuestros hijos lo mejor de lo mejor, hemos lanzado al futuro a niños y niñas que parecen, casi todos, mayores de la edad que tienen. Por activa o por pasiva hemos convertido tener hijos en un suplicio cada día más complicado de entender. ¿Cuándo empezó todo esto? ¿Alguien lo recuerda? Continúa leyendo La infancia robada, otra forma de “maltrato infantil”.

Hola, soy yo, el niño violento.

Hola, soy yo, “el niño violento”, y voy a tratar de  contaros de donde vengo, porque a veces creo que vengo del mismísimo infierno… y claro, tú no sabes lo que es eso. No he tenido ni un solo día de paz desde que nací, nunca me he sentido querido, simplemente no sé lo que es eso, y creo que a este paso, cada día tengo más dudas de poder llegar a saberlo. Continúa leyendo Hola, soy yo, el niño violento.

Matricula de Amor. La mejor nota de todas.

Porque se puede ser más inteligente, más ágil con las matemáticas el inglés, lengua, literatura o álgebra; se puede tener mucha memoria o mucha disciplina, o todo a la vez, pero las notas sin amor… no valen de nada. Porque quien mucho sabe y poco quiere, pronto para. Continúa leyendo Matricula de Amor. La mejor nota de todas.

Feliz Normalidad.

La educación que llevamos dentro, la esencia de lo que queremos que sean nuestros hijos en el futuro, la tenemos en nuestras manos y en nuestras decisiones, de ahí aprenden ellos, de lo que nosotros hacemos. Tengamos un poco de tacto entonces. Pongamos nuestro mejor criterio en nuestra mayor responsabilidad: educar personas. Continúa leyendo Feliz Normalidad.