Docentes con corazon de tiza y alma de patio. Gracias por vuestra incansable raza.

Gracias docentes: desde la Educación Infantil hasta la Universitaria.

Gracias por cada tutoría ganada al poco tiempo, ese que nadie te regala.

Gracias por cada acierto, y también por cada fallo que sin querer a veces se escapa.

Gracias por cada día que no has querido faltar con esa gripe estacional o ese dolor del alma.

Continúa leyendo Docentes con corazon de tiza y alma de patio. Gracias por vuestra incansable raza.

La felicidad y la nueva psicología, cuidado con tanta emoción.

Es cierto que somos lo que sentimos, y también que las emociones gobiernan casi todas nuestras decisiones. A lo largo de la vida vamos ampliando nuestro laboratorio emocional personal a golpe de experiencias y decisiones que nos van determinando, avanzando con cada acierto y aprendiendo con cada error. Tanto si nos va bien como si no, vamos desarrollando reglas de vida que nos marcan el camino a seguir desde la infancia; las prioridades de autosatisfacción se ven condicionadas por la edad o mejor, por el nivel de desarrollo madurativo, por la capacidad de autonomía e independencia según cada etapa evolutiva, y por supuesto por el nivel de inteligencia como recurso personal, familiar y social. Continúa leyendo La felicidad y la nueva psicología, cuidado con tanta emoción.

Los otros Ninis: ni normas ni límites.

Los Ninis más conocidos son personas que ni estudian ni trabajan, unos porque no han podido o porque no han sabido y otros porque, tal vez alguien (llámese su familia), se lo han permitido. Pero hay una subcategoría que preocupa tanto o más, porque éstos sí pueden que tengan estudios, e incluso que trabajen, son unos Ninis diferentes, estos no tienen porque no han recibido ni normas ni límites.

Los verás por la calle, en los parques, en las rotondas, por las piscinas, en las escuelas, por las grandes superficies, en un garaje o en la sala de espera de cualquier hospital, los verás por todos lados. Son maleducados por defecto, no respetan ni saben qué es eso, no esperan, no se cortan, insultan, amenazan, agreden, y mejor no cruzarnos con ellos, son tremendamente imprevisibles. Continúa leyendo Los otros Ninis: ni normas ni límites.

Educar es… agotador.

Porque educar es agotador en muchos momentos; también maravilloso y gratificante como nada en la vida, de acuerdo, pero agotador. Sólo pensar que educamos desde el primer “buenos días vaya mala cara que tengo” hasta ese último beso de “buenas noches a ver si te duermes pronto que mañana hay colegio y me quiero duchar que ya necesito descansar que estoy que me va a dar algo… ”. ¿Eso…? Eso cansa a cualquiera. Y no te vayas a equivocar, que entonces te queda una mañana, una tarde, una noche o varios días comiéndote la cabeza con los inevitables remordimientos de “qué mala madre o mal padre he sido… ”. Agotador. Continúa leyendo Educar es… agotador.

Los celos entre hermanos: ¿Me quieren… o no me quieren?

¿Qué sienten nuestros hijos ante la llegada de un nuevo ser deseado y querido quien hasta entonces sólo estaba en una “nube” llamada barriguita de mamá? Unos alcanzan hasta donde quieren, otros entienden según lo que les conviene y muchos… hasta donde pueden.

Consideremos el momento de la llegada y del cambio en la estructura de toda la familia. Si es el segundo hijo, todo es nuevo para todos: papá, mamá y el primer superviviente primogénito con el que hasta ahora nos hemos relacionado; todos nos tenemos que enfrentar a un nuevo concepto del tiempo, de la dedicación y sobre todo del afecto que pasa a ser compartido, Continúa leyendo Los celos entre hermanos: ¿Me quieren… o no me quieren?

Hijos sobre atendidos.

Mucho se ha hablado de los hijos sobre protegidos y de los estragos de ese modelo educativo en el desarrollo emocional y conductual de esos niños quienes, víctimas de sus padres y de la mala o inadecuada educación que les han ofrecido, vagan por nuestra sociedad sin encontrar su lugar. Pero, desde hace varios años estamos recibiendo en nuestra consulta niños y niñas con dificultades de otro tipo, como hastiados, “arrugados” por su rutina, desafiantes, competitivos, con niveles de ansiedad y estrés elevados; todo esto muchas veces acompañado de una alimentación poco equilibrada y de una mala o deficiente calidad en el descanso nocturno; consumen mega bits en todo lugar y en todo momento, muestran actitudes, tendencias y comportamientos, por encima de su edad, jugando a ser más mayores y más consumidores cada vez con menor edad. Continúa leyendo Hijos sobre atendidos.

Preferible ser flexible.

Una forma de entender la vida o una actitud amable para abordar la rutina. Lo flexible se adapta a las diferentes formas y permite otras aplicaciones, otros usos y recursos, en cambio, lo rígido no soporta cambiar de estatus, se mantiene inamovible en su forma y solo sabe encajar cuando encuentra a más como ellos, y forman una tribu, su tribu. Pero lo rígido estalla cuando la vida nos fuerza y nos exige un extra de entrega, un plus de dedicación o un esfuerzo de comprensión. Continúa leyendo Preferible ser flexible.

¿Como tú? Sí, igual que tú.

Cuando educamos somos algo más que madres o padres, somos modelos, no de moda, ni de belleza, no, somos modelos de personas, de maneras y formas de afrontar la vida, de solucionar problemas, de interpretar las pausas, de vivir, sentir, reír o llorar, de asumir responsabilidades, de aprender de los errores propios y ajenos. Somos el espejo donde se miran cada día antes de “salir” a la vida; somos el espejo donde se retocan el alma a nuestra imagen y semejanza, como quien se pone bien el flequillo antes de salir; un par de retoques al carácter, un poco de paciencia a las ganas, y para terminar, un beso de esos que huelen bien. Hala, a la calle, a la vida, y ponte tu mejor autoestima, no te vayas a resfriar. Continúa leyendo ¿Como tú? Sí, igual que tú.

La Humildad: vivir y educar “con lo puesto”.

Vivir y educar “con lo puesto”, con lo mismo que queda después de un incendio, con la ausencia de ti mismo, con el merecido olvido de quien se sabe perdido. No, no es un relato de desesperanza sino sobre la realidad que a veces nos asalta por el camino, nos asusta y nos inquieta hasta sentirnos del todo inseguros en nuestro, a veces, incómodo destino.

Sabrás de su existencia por la conciencia de todo cuanto admiras, sabrás que los demás no tienen tu misma inquietud ni quietud, y no tendrá descanso ni en el momento en que intentas tomar un poco de aire fresco. Continúa leyendo La Humildad: vivir y educar “con lo puesto”.

Alma, corazón y vida.

Será como una moda pero que nunca pasará, será el despertar de un ser superior a todo lo anterior soñado y deseado, y sí, serán tus hijos quienes logren sacar de ti un tanto de lo mejor y a veces un poco de lo peor… será que nunca has querido como vas a querer a partir de ese preciso momento en que dejas de ser hija/o para pasar a ser madre o padre. Continúa leyendo Alma, corazón y vida.