¿Como tú?… ¡Sí, igual que tú!

Cuando educamos somos algo más que madres o padres, somos modelos, no de moda, ni de belleza, no, somos modelos de personas, de maneras y formas de afrontar la vida, de solucionar problemas, de interpretar las pausas, de vivir, sentir, reír o llorar, de asumir responsabilidades, de aprender de los errores propios y ajenos. Somos el espejo donde se miran cada día antes de “salir a la vida”; somos donde se retocan el alma en nuestra imagen como quien se pone bien el flequillo antes de salir, un par de toquecitos al carácter, un poco de paciencia al tiempo, y para terminar un beso de esos que huelen bien. Hala, a la calle, a la vida, “y ponte tu mejor autoestima hija, que te vas a resfriar”.

Por eso:

¿Haces que tus hijos saluden con educación… como tú, que coman de todo y no cojan sobrepeso… igual que tú? ¿Dejas que cedan el paso a los demás… como tú, que aprendan de sus errores pero sobre todo de sus aciertos… igual que tú?… ¿Consigues que respeten a los demás aunque no coincidan con su ideología, raza o religión… como tú, que cuando una persona necesite ayuda, sean los primeros en ofrecerse… igual que tú? ¿Te ocupas de que hagan ejercicio o practiquen algún deporte… como tú, que no abusen de la televisión, del móvil, o de los videojuegos… igual que tú?.

Por eso:

Demuéstrales que la vida merece la pena, que no todo es siempre fácil, pero diles que ese es uno de los grandes descubrimientos que tienen que realizar: encontrar el equilibrio para ser capaces de disfrutar con todo aquello que es sencillo y a la vez a saber ser amable con lo complicado ¿… como tú? Enséñales a afrontar con todos los recursos disponibles cada dificultad, cada problema y cada adversidad ¿… igual que tú? Que sepan disfrutar del sabor del triunfo y a la vez de la satisfacción de haberlo intentado ¿…como tú? Que no pretendan rivalizar con sus amigos ni con nadie, a no tener enemigos ¿… igual que tú? Que aprendan a observar los defectos de los demás con la misma exigencia que se aplican para sí mismos ¿… como tú?

Por eso:

Quiere a tus hijos como te quieres a ti y acepta a tus hijos igual que te aceptas tú…

¿Como tú? ¡Si, igual que tú!

Luis Aretio

4 comentarios en “¿Como tú?… ¡Sí, igual que tú!”

  1. Interesante sobre todo cuando se nos lanza la pregunta del “como tú”…ciertamente deberíamos ser más conscientes de los niños que tenemos alrededor y como esponjas absorben a veces incluso con admiración, todo lo que hacemos. Desde cruzar el semáforo, hasta la manera de hablar y de tratarnos unos a otros, hasta la manera de ver y entender la Vida…
    Hoy me quedo con ese “como tu” que propones Luis, como reto para esta semana que empieza…ser consciente de que todos aprendemos de todos…¿que me gustaría que aprendieran de mi?¿que huella quiero dejar?

    1. Así somos y así serán quienes tenemos a nuestro lado… son muchas preguntas aglutinadas pero con un mismo objetivo… tomar conciencia de nuestra permanente influencia sobre todo lo que nuestros hijos aprenden. Así somos… y así serán.
      Un saludo de modelo a modelo, Marta.

    1. Hola Pablo, eso quiré decir que lees más allá de las palabras, que lees con el corazón en una mano y en la otra una caricia siempre preparada, eso te mantiene siempre ocupado, bravo PAPÁ. Gracias por interpretarme y por seguirme en este bonito y emocionante proyecto educativo. Un abrazo con lazo!!

Deja un comentario