¿De dónde vienen las madres?… ¿De París también?

Todos sabemos, y además está científicamente demostrado, que los niños vienen de París en el regazo de mágicas cigüeñas blancas.

Pero… ¿Dónde nacen? ¿De donde vienen las madres?

¿Del bosque secreto de las Hadas? 

Las madres cariñosas vienen del bosque secreto de las hadas, porque son risueñas, alegres y se dice que algunas incluso tienen alas. Son madres graciosas, generosas, y chistosas.
Llevan siempre una canción en los labios que tatarean sin parar, se reconocen de lejos porque su sonrisa brilla de una forma especial, polvo de sonrisa parece que le llaman. Son las madres de lo natural y de lo sencillo. Son madres coherentes con su entorno, con todo lo que les rodea y con lo que sueñan. Su nido está fabricado de ramas de ilusión entrelazadas con retales de fantasía, todo un confort.

¿De la cima de una montaña invisible?

Otras madres nacen en lo alto de una montaña invisible; estas madres son fuertes y resistentes, derrochan tesón y paciencia. Son madres persistentes, bondadosas y rumbosas. El equilibrio de sus maneras defiende al apego de cualquier amenaza de fuera. Saben cuál es su objetivo y lo persigue con todas sus fuerzas. Son audaces y sabias como la madre naturaleza; se saben reír de sí mismas y con los demás. Son robustas de mente y alma, lo que les ayuda a soportar con firmeza los complicados caminos hasta coronar la cima de cada jornada.

¿Del fondo de un lago mágico?

Hay madres profundas a quienes se les ha visto nacer en el fondo de un lago mágico donde el agua no es agua, sino lágrimas del alma. Su corazón es tan profundo como el lago, y cabe tanta comprensión, que no alcanza la vista ni tan siquiera a imaginar el cariño de un amor tan grande. Son madres que reflejan ternura, son suaves con lo que dicen y con lo que hacen. Sus caricias son distintas porque fluyen de sus dedos manantiales de cuidados, mimos y otras sutiles cualidades. Sus abrazos son de los que calan hasta lo más hondo, de los que te dejan una marca para todo el día porque al abrazar, abrazan su vida y la tuya con la intención de una unión eterna, una unión permanente incluso en la distancia. ¡Hay que tener magia para eso!

¿En la orilla del trópico de Cáncer?

Las madres apasionadas nacen en la orilla del trópico de Cáncer, donde lo último que se pierde es la calma y la esperanza, donde el todo, nunca, nadie y nada pierden su sentido. Son madres que se despiertan cada día como si no pasara nada, y todo sigue bien, y tiran de ganas. Son madres que inundan de besos a cualquiera; son el sonido del viento, y su susurro es divertido e ingenuo. Son como el repetir de las olas del mar, constantes y valientes ante cualquier marea. Son madres con una particularidad: aman sin cesar y disfrutan de amar y dar.

¿Dentro de una colmena dorada?

Las madres dulces nacen en el interior de una colmena dorada; nacen rodeadas de caricias de mil sabores y besos de crocanti; sus manos amasan zonas inalcanzables por indescriptibles, curando con una sola mirada penas y trastadas. Son las madres recolectoras, nutrientes y favorecedoras; van siempre zumbando de un lado a otro para que nunca falte de nada, para que todo tenga la medida precisa y la forma exacta. Madres dulces como el caramelo, agradables como el beso de un niño con los labios llenos de azúcar, como esa caricia de un algodón de feria cuando te roza la cara.

¿Del lado oscuro de la luna?

Las madres soñadoras vienen del lado oscuro de la luna, un lugar donde la luz viaja a sus anchas y los mejores deseos forman cordilleras imposibles. Son madres que sueñan un mundo mejor para todos, y a cada estrella que pasa le cantan, mecen y acunan… con toda su calma, con todas sus ganas. Son madres que desafían la ley de la gravedad y hasta las leyes de toda lógica razonable, porque de tanto afán que dejan a su paso uno se olvida de lo sabido y se entrega confiado a la seguridad de lo vivido. Sus anhelos llevan siempre de la mano una sonrisa, sus besos forman la estela brillante de cualquier cometa y sus inquietudes viajan en estrellas fugaces, que siempre, al verlas cruzar el cielo, te saben arrancar un nuevo deseo.

El enigma se ha resuelto: nacen de una forma de amar única. 

Una vez por fin superado lo de la costilla de un tal Adán, ahora sí podemos afirmar que las madres vienen de lugares mágicos, lugares que no tienen forma, textura ni color, lugares donde nadie ha llegado aunque todos sabemos que existan. Si miramos bien, todas las madres saben ser cariñosas, fuertes, profundas, apasionadas, dulces y soñadoras, por tanto no nacen en un solo lugar sino en todos a la vez, y reciben al nacer el secreto que les acompañará el resto de sus vidas, porque las madres vienen de una forma de amar única que sólo al ser madre se entiende, porque donde se ponga una madre… que se quiten todos los sabios, expertos y druidas, que se aparten los necios que no entienden de amar sin condiciones, que se callen quienes no saben dibujar un arcoíris aún sin tener colores; porque el lugar mágico donde nacen las madres sólo existe cuando nacen, a la vez, el hijo y su madre.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

Otras entradas relacionadas

Para se madre           Maternidad-1950-4

 

 

Ca(N)sada y con hijos
filecdn2

 

 

 

Alma, corazón y vida
Alma, corazon y vida

 

 

 

 

 

12 comentarios en “¿De dónde vienen las madres?… ¿De París también?”

  1. Me llenan de emociones tus pensamientos. Tu realidad de los colores. Me inunda de esperanza saber que la sensibilidad late en corazones humanos.
    Y quiero sugerirte que respondas, cuando puedas, de dónde nacen los padres??
    Gracias Luis, siempre es un placer leerte.

  2. Preciosa y poética descripción de una madre.Eres un gran observador a lo cual se le une mucha sensibilidad para terminar de unir todas las piezas etéreas que forman una madre.
    Me llena de alegría que alguien se detenga (y más siendo hombre), en definir lo que es una madre.
    Muchas gracias, un abrazo.

    1. Todos, absolutamente todos contraemos una deuda de amor al nacer, porque quien nos da la vida va siempre más allá del nacimiento. Una madre da forma, sentido y contenido a una vida nueva, y toda razón es poca, y todo argumento es pequeño, para describir una emoción de tal dimensión.
      Gracias Ana, y vuelve cuando quieras.

    1. El arte de ser madre es ese, que sin quererlo sabe en cada instante que tipo de caricia es la adecuada. Es cierto que he dibujado una sola madre con diferentes almas, pero todas caben en el corazón de una madre.
      Gracias Elena, gracias Mamá!!

  3. Luis. Cada dia mejor; las hadas y hados siempre vuelan por tu corazon.
    NO precisas de musas xq tu corazon está lleno de bellas palabras para cada momento.
    Palabras que vuelan mas allá de nuestros horizontes dejando brillos mágicos. Con y sin baritas magicas.
    Sigue dejándote llevar por tu corazon y razón acompañado de tus bellas princesas esposa e hija.

    1. Ese momento donde de repente sientes una palpitación más allá de lo normal, ea necesidad de volar para buscar algo con qué escribir, esa ansiedad mágica de las palabras al salir que a veces incluso se tropiezan, se empujan en el corazón para terminar viajando de la mano al papel sin pensar, sin corregir, de “carrerilla”… uf, benditos hados y hadas que siempre vienen sin avisar pero siempre aciertan.
      Gracias Montserrat, mientras haya personas con tu sensibilidad y amabilidad “seguiremos en la brecha”.

    1. Dicen que padres muchos, pero madre sólo hay una, y es así amigo Santi, nada ni nadie puede reemplazar el vínculo que une a un hijo con su madre y viceversa, y no hace falta que sea madre biológica, que una madre se hace más que nace, y hay hijos que sin parirlos son también un pedazo de su alma. Una madre da lo que no se pide y hasta lo desconocido.
      Medicina para el alma… Gracias Amigo!!

  4. Excelente sutileza en tus palabras, una lectura mágica. Lo leí con mi hija y me dijo que yo era de las madres que había nacido del trópico de Cáncer! Jaja. Me encantan estas lecturas que puedo compartir con ella para intérpretarlas desde su inocencia.

    Un saludo!

    1. Gracias Mary, esa pasión del trópico es innata. Me encanta que lo hayas leído con tu hija, me parece un acto de unión y a la vez de reflexión sobre todo lo que implica la bondad de ser madre. La naturaleza es sabía y os ha regalado la experiencia máxima de amor conocida.
      Disfruta de esa orilla de pasion y calma.

Deja un comentario