Doce días sin ti. La lección de Patricia y Ángel.

“Porque ahora que sabemos dónde estás nosotros ya estamos en paz. Porque tu recuerdo ya es nuestro para siempre. Porque siempre estarás en nosotros, y eso nadie nos lo podrá robar. Nadie nos borrará tu sonrisa pescaito, no lo permitiremos. Porque soñaremos contigo y tú con nosotros, y esa colección de sueños serán las caricias con las que seguir sintiendo que somos uno para todos, y que no tenemos sentido todos sin uno, sin ti“.

Patricia y Ángel nos han dado una lección, nos han mostrado su decisión ante la vida; nos ha conmovido ver cómo desde el desolador dolor de perder a su hijo una madre y un padre son capaces de ignorar el odio a golpes de amor por él.

¿De qué le sirve el odio al recuerdo? Sólo enturbiará la imagen de lo que habéis sido, de lo que os habéis querido. Odiar es de cobardes y eso sería lo cómodo, lo fácil y también lo esperado. No, Patricia y Ángel tienen clara su decisión y han elegido proteger el amor de su hijo, conservarlo como el único tesoro del mundo, como lo más frágil y querido para guardarlo en sus corazones y así permitir que permanezca intacto para siempre.

No pretendo ni quiero imaginar lo que están sintiendo, eso es sólo les pertenece a ellos; sólo quiero dejar claro que su decisión es la mayor lección de amor y respeto que jamás hayamos imaginado.

Tan grande es el amor por su hijo que han desafiado todas las leyes de la realidad, han soportado convivir con quien sospechaban que les había robado lo que más querían y lo que más les ha querido. Eso es mucho amor, tanto que el respeto por ser fieles a ese sentimiento ha sido su insignia. Eso es de valientes, eso es de elegantes, y eso marca la diferencia de las grandes personas.

Vuestras manos. Siempre vuestras manos unidas buscando la mano de vuestro hijo, y casi sin querer, nos habéis dado a base de ejemplo la lección más difícil, la de cómo sin estar juntos se puede estar tan unidos. 

Gracias Patricia, gracias Ángel. Vuestra decisión nos hace a todos querer ser mejores personas. Gracias por vuestra inolvidable lección de amor.

Un abrazo eterno. 

Luis Aretio

Un comentario sobre “Doce días sin ti. La lección de Patricia y Ángel.”

  1. Patricia y Ángel, lo que he visto en vosotros es lo más bonito. Lo que más valoro en la vida es el amor y os lo dice una persona que está sola aunque tengo una hija. Estar siempre que podáis juntos, es como estaréis mejor, me gustaría daros a los dos juntos un abrazo enorme… Esta es la gente que a mí me gusta, esto es amor; y pensar que DIOS es eso, amor.

Deja un comentario