¡El drama de las diferencias en la pareja!

Las diferencias son posiblemente lo que más dificultades aportan a la mayoría de las relaciones de pareja. Tenemos cierta tendencia a querer que nuestra pareja cambie y acepte nuestro punto de vista sobre cómo debería ser la rutina, sobre cómo deberíamos entender las prioridades de tiempo, de atenciones, de cuidados, de higiene, de preocupaciones, etc.

Es complicado que esas diferencias desaparezcan, somos diferentes y no podemos pensar ni actuar de igual modo ante una misma situación. Lo malo no es ser diferentes, lo malo es convertirlo en un drama que tan solo cronifica la tensión que sufren ambos miembros de la pareja.

extrana-pareja

Parte de la solución está en empezar por aceptar y respetar desde ambas posturas lo diferentes que somos, y querernos como somos, no como no somos; a partir de ahí se deben negociar “términos medios” donde empezar a construir una buena base para una convivencia real, con sus días malos pero también con sus días buenos, con sus enfados y reconciliaciones, con sus luces y sus sombras, sino, no sería real.

La terapia de pareja ayuda a interpretar esas diferencias como un beneficio, como un aspecto que enriquece a cada individuo y a la pareja que forma, convirtiendo lo que era un drama en algo más amable y sobre todo en algo más real.

Deja un comentario