El timo de la Autoestima

Así no hay quien viva… y ni mucho menos quien eduque; parece que la autoestima lo es todo y que no hay felicidad sin una imagen casi intachable de uno mismo. Somos devoradores de nuevos paradigmas, de modas de pensamientos, pero hay que tener mucho cuidado con lo que nos quieren hacer creer; hay mucho “vendedor de humo” vestido a la última con “sonrisa de anuncio” y con un fondo de imagen muy bien estudiado, ¡cuidado!

No, no somos tan etéreos como para vivir en lo alto de una ola sin hundirnos, somos de carne y hueso y sufrimos, porque vivir es también sufrir, como lo es meter la pata y a veces “no querernos”. Esa imagen que a veces tratamos de dar a nuestros hijos y a los demás de ir casi todo el día corriendo detrás de nuestros errores para, entre reproche y reproche, aprender de ellos…¿es real?

Las “fortalezas” ya no son castillos, ahora son grandes oportunidades de superación, la melancolía se ha vestido de debilidad y anda desterrada porque nadie la quiere, dicen que no sirve para nada. Ahora no hay niños listos, ahora son niños con talento, ni hay niños torpes, ahora son alumnos con bajas capacidades o déficit de atención… ¡que follón!

Pues bien, todo es mucho más normal, la autoestima forma parte de ti y dependiendo de cómo te vaya así le irá también a ella, pero no al revés como nos quieren hacer creer. La autoestima no se da, no se compra, no se hereda, no se regala ni se ofrece; la autoestima se alcanza desde la propia experiencia, desde la confianza que uno tiene en sí mismo incluyendo defectos y complejos; y no, no busques la solución en el último libro o en la última charla sobre autoayuda, porque no hay fórmulas mágicas sin fecha de caducidad, duran lo que duran: consumir y tirar, como casi todo.

Igual que no hay mal que cien años dure, ¿crees que hay autoestima que tanto perdure?

Comparte, comenta, pero sobre todo… ¡piensa!

Un comentario en “El timo de la Autoestima”

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. La autoestima…el bálsamo que todo lo cura, como si el estado del alma dependiera de una frase profunda que hace los sentimientos se pongan a hacer flexiones ó de un mensaje engañoso que quiere convencerte a la fuerza de que todo tiene solución, que todos podemos conseguir nuestros sueños , de que hay que ser positivos y todas estas monsergas…
    No será que es más fácil manejar una sociedad absolutamente infantilizada de una manera intencionada, para hacer de los individuos sean seres cada vez más débiles con menos capacidad de sufrimiento y sacrificio e incapaces de aceptar que esto no siempre implica que tenga que haber una recompensa inmediata.
    La vida es dura…. hay que aceptarlo.

Deja un comentario