La historia del hombre mediano, un sándwich y los celos, por Jean Marc, 9 años.

Érase, hace tantos días, había un hombre que era mediano. Para sus hermanos el pequeño tenía todo el cariño del mundo y la mayor podía hacer todo lo que le de la gana. Así que un día se quiso mudar a París y luego quiso explorar todo el mundo. Cuando exploró quiso saber por qué él nunca tenía mérito, y un hombre le dijo:

 “Muchacho, ve a Inglaterra; ahí en el huerto encontrarás a un campesino con 100 años” Se fue, así que el señor con 100 años le dijo: “Yo también soy mediano, pero ¿sabes qué es un sándwich?” le contestó: sí, así que le dijo el campesino “El niño mayor es el pan de arriba y el niño pequeño es el de abajo, y el mediano tú, eres la sabrosa y jugosa comida que hay dentro. Por eso eres especial”

 Y el hombre dijo: “muchas gracias” pensando que era el hermano mejor de la familia porque es especial.

FIN

***************

La rivalidad entre hermanos siempre ha existido y nunca dejará de hacerlo. De cómo gestionemos nuestras emociones dependerá que éstas puedan molestarnos toda la vida o por el contrario las podamos aceptar e integrar definitivamente de manera adaptativa.

Este niño ha encontrado la forma de racionalizar la emoción difícil de sentirse “menos querido” por la posición que él ocupa en su familia de tres hermanos; en mi caso soy el del medio de cinco hermanos y siempre he sentido mi posición como una pequeña desventaja afectiva, luego con el tiempo me di cuenta de que también me había permitido hacer casi todo lo que me daba la gana (con límites bien claros, por supuesto).

Ser el hermano del medio puede tener grandes ventajas y a la vez grandes inconvenientes, todo dependerá de en qué parte de la realidad decidamos instalarnos. Con las demás posiciones o roles pasa igual; no importa ser el primogénito, el mediano o el pequeño porque no existe nada en esta vida que nada más tenga ventajas, siempre hay algún inconveniente.

“Gracias Jimy, porque se puede decir de muchas formas pero no más bonito y sincero, y como te prometí, ahí lo llevas publicado para que ayude a todos los hermanos medianos que a veces, como tú, lo pasan un poco regulín regulán. Gracias por este regalo-cuento, por ser tan buen hijo, tan maravilloso hermano y tan tan tan simpático. Ha sido un lujo conocerte”.

Nos vemos por tu cole 😉

El manuscrito:

2 comentarios sobre “La historia del hombre mediano, un sándwich y los celos, por Jean Marc, 9 años.”

Deja un comentario