La obesidad digital o el atracón de nuevas tecnologías

Si ya tenemos un grave problema con la obesidad infantil en este hemisferio norte, ahora tenemos un nuevo invitado, el sobrepeso digital: “nos damos auténticos atracones de nuevas tecnologías sin medida ni control, vivimos en la era de la sobre información, de las relaciones 3.0 a discreción.

“Comer por comer y navegar por navegar”, y no hace falta que hablemos de adicción o de enfermedad, sino de un hábito que si no se sabe educar puede convertirse en un severo problema, sobre todo teniendo en consideración la vulnerabilidad de nuestros hijos, pues puede que crean que toda la tecnología que consumen es necesaria y/o puede sustituir en modo alguno a las relaciones sociales de tú a tú, y de eso nada, son un complemento magnífico bien utilizadas, pero nunca un relevo.

Nuestra Dieta:

Educar, a pesar de la fuerte oposición que creará en nuestros hijos. Limitar, aunque crean -durante un tiempo- que somos los peores padres o madres del mundo (eso es incluso un buen síntoma). Enseñar, porque si no de poco o nada sirven los sermones, y no hay mejor argumento que dar un buen ejemplo. Vigilar, que lo único “ancho” en casa sea la conexión a Internet, por aquello de la banda ancha, claro.

¿Qué añadirías a nuestra receta? ¿Cómo consigues en casa que no se abuse de las nuevas tecnologías? Estaremos encantados de recibir y atender vuestros comentarios en nuestro blog. Gracias.

4 comentarios sobre “La obesidad digital o el atracón de nuevas tecnologías”

  1. Me parece muy importante hablar sobre el uso de las nuevas tecnologías ya que, precisamente por ser tan recientes, ocurre que se están empezando a valorar más seriamente las consecuencias del abuso de éstas. Y esas frase de no tener miedo a que nuestros hijos piensen que “somos los peores padres del mundo” me ha encantado, pues veo en general( lo que me incluye a mí misma) que en la base de ese miedo a decir “no” a nuestros hijos se encuentra ese temor. Además me ha hecho recordar que yo se lo decía a mi madre y ella siempre me contestaba “ya te darás cuenta de lo mala que soy cuando tengas tus hijos propios”. Como suele pasar mi madre no se equivocó.
    Otro problema relacionado con las nuevas tecnologías que está empezando a llegar a las familias y a las aulas es el uso que los adultos les damos a dichas tecnologías: compartimos pornografía por wasap, email, etc. Y, como no limitamos el acceso a nuestros dispositivos y se los dejamos a nuestros niños para “que nos dejen tranquilos” se están viendo numerosos casos de comportamientos claramente sexuales entre niños y niñas en edades muy tempranas que van mucho más allá del mero desarrollo normal y natural de este aspecto del ser humano. Creo que deberíamos pararnos a pensar en nuestro comportamiento en est sentido ya que como somos el espejo en el que se miran nuestros hijos e hijas, nuestras conductas determinarán el futuro.

    1. Gracias Clara. Así ha sido y debería seguir siendo respecto a cómo debemos actuar con nuestros hijos, de ahí la receta de educar limitando y enseñando. No tienen que entenderlo todo, eso es imposible pues nunca coinciden nuestros respectivos intereses, sino respetarlo todo, ese es el gran favor y una de las carencias mayores a la que nos enfrentamos. Se dan demasiadas explicaciones y demasiado poco ejemplo, y así no hay quien eduque.

    1. Hay que ser conscientes de que educar es un proceso más bien desagradable a corto plazo…por ingrato y permanente ..pero es un placer y un lujo ver los resultados de tantos años de insistencia en nuestros hijos. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario