El Manifiesto KRITEERIT. Decálogo para educar con criterio, y sin miedo.

Desde el milagro de “hemos sido capaces de sacar al primero para adelante… y nos sigue queriendo”. Pasando por el “vamos, venga que no llegamos, pero por qué todo es tan lento, venga que vamos tarde”. Y siguiendo por esa otra lindeza de la adolescencia de “a mi me da igual lo que hagan tus amigos o a la hora que lleguen a sus casas; tú lo que tienes es el cuarto hecho un asco y te has creído que esto es una pensión”. La verdad, educar a veces es un auténtico suplicio que roza lo esperpéntico.

   Cada etapa tiene su cosa, y cada cosa tiene su guasa.
”Jokainen vaihe on sen asia, ja jokainen asia on sen guasa”.

Está claro, hace falta un método sencillo que de al traste con tanto trajín y con tanto ruido educativo, pedagógico o como lo queramos llamar.

Nunca ha sido tan difícil como lo es ahora esto de educar, quizás porque nadie nos echa un cable cuando empieza todo y no queda más remedio que improvisar. Este método no es mágico aunque sus resultados puedan llegar a parecerlo.

¡Atención! Se reúnen la madre, el padre, el niño, la niña, todos; se convoca a los abuelos, se invoca a los tíos y demás miembros familiares que crean que tienen “derecho de opinión” -esa es otra- sobre la orientación del educado elemento, y se firma un manifiesto que todos han de aprobar en pleno; no valen fisuras ya que luego suelen dar problemas. Tenemos que estar todos de acuerdo.

El MANIFIESTO KRITEERIT

1-. Te queremos y por eso no te vamos a dar toda nuestra atención y dedicación; sólo así crecerás como alguien que acepta la presencia y ausencia de tus figuras de apego. Eres uno más, no el único.

2.- Te ofreceremos regalos sí, pero queremos que sean poquitos, para que tengas tiempo de disfrutar de ellos y los sepas cuidar y valorar. Ah, y el móvil a partir de los doce, para que no haya dudas,… y ya veremos.

3.- Te ayudaremos a que asumas responsabilidades, no vamos a hacer las cosas que te competan ni a solucionar tus pequeños problemas, entonces serías una persona lela, boba e inútil, y eso seguro que no nos lo perdonarías nunca.

4.- Te llevaremos al parque a jugar, a que te roces las rodillas saltando del columpio, a que corras para ser “primen” pero también último, y a que aprendas que al final no hay copa, que no ganas nada… que jugar es sólo eso, un divertido juego.

5.- Te alimentaremos con comidas sanas y te enseñaremos a comer de todo, no queremos que sólo comas lo que te gusta o lo que te de la gana; para eso también nosotros haremos esfuerzos. Y las chuches para los domingos, o para esas pupas del alma que sólo con algo dulce sanan.

6.- Te soportaremos las típicas pataletas hasta que aprendas que así no se consigue nada; sólo son tres días malos. Es mucho más sano para todos que aprendas a aceptar las frustraciones, la vida no es fácil, ya lo agradecerás.

7.- Te demostraremos con creces que más que las notas del cole, lo que nos importa de verdad es tu capacidad, tu esfuerzo, tus recursos, tus momentos de felicidad… y también de locura. Y si hay algún problema, lo afrontaremos juntos, tú no te preocupes por eso.

8.- Te acostumbraremos a unos horarios con el descanso necesario asegurado, son tan importantes para tu desarrollo que aunque no lo creas ahora, algún día lo entenderás, por ahí hemos pasado todos.

9.- Te haremos llorar, porque no te vamos a dar todo lo que nos pidas, ni en el momento que tú decidas. Es un favor que queremos hacerte para que seas feliz, no es otra cosa, no te lo tomes como algo personal.

Y 10.- Te queremos tanto que vamos a hacer todo esto para garantizar tu futuro como miembro sano y feliz en nuestra familia y en nuestra sociedad. Te amamos tanto, que te vamos a educar en el respeto, y te lo vamos a demostrar en cada esfuerzo, en cada caricia, en cada beso, en cada abrazo, en cada noche en vela que aún nos espera.

Tu familia que te sabe querer.

Fdo: Mamá          Papá…            y todos los demás.

En Casa de ________________, a ___ de ____________ de _____.

Nota aclaratoria: KRITEERIT es como se traduce en Finlandia la palabra Criterio. Ese es el misterio, educar con CRITERIO y sin miedo… y como sonaba a nombre de mueble de Ikea, me hizo gracia, pero es un tema muy serio.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

2 comentarios en “El Manifiesto KRITEERIT. Decálogo para educar con criterio, y sin miedo.”

    1. ¿Tú lo entendías cuando eras el educado elemento? ¿Te daban todo tipo de explicaciones para que lo comprendieras? ¿A que no? Pues tú misma lo has preguntado y respondido a la vez; es difícil que lo entiendan porque no les interesa entenderlo, pero necesitan que nosotros sí lo tengamos bien asimilado e interiorizado.
      Un besazo desde Sevilla, capital de Finlandia… A punto de nevar estamos 😉

Deja un comentario