¿Qué hay de comer?… ¡Comida!

Cuentan las leyendas que antes se comía lo que había, que antes no se preguntaba sino que se esperaba a que la comida llegase a la mesa. ¿Leyendas? Que va, era lo normal, lo habitual, y poco margen quedaba para la duda, porque si no te lo comías corrías el serio peligro de tener que merendar o cenar lentejas,  judías, o lo que hubiera.

¿Qué nos ha pasado? ¿Por qué tenemos en este país una de las mejores y más variadas despensas del mundo y sin embargo estamos a la cabeza en Europa de obesidad infantil? ¿Por qué la expresión más buscada en Internet es “Mi hijo/a no come”?

Cuentan las leyendas que antes los hijos obedecían casi “a la primera” -doy fe- por la cuenta que nos traía, pero en mi caso nunca hizo falta levantar la mano, el respeto era suficiente argumento como para ni tan siquiera provocar semejante amenaza.

Autoescuela para Padres propone soluciones educativas integrales, nada de parches que al pasar el tiempo se vuelvan a caer; queremos que cada familia encuentre “su modo y su manera” de solventar sus dificultades, de transmitir sus valores, sus prioridades, sus creencias y por su puesto el respeto por uno mismo y por los demás.

No es magia, es Educación.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario