¿Qué necesitan nuestros hijos?

Vemos padres y madres que hacen auténticos malabares para que sus hijos se crean felices, obligados a perseguir actividades que reporten un halo educativo y lúdico a sus hijos, que les hagan sentir mejores padres y madres por manejar la agenda como si fuese el objetivo para el que han nacido. Y no, eso no es lo que nuestros hijos necesitan.

Necesitan apagar la tele, aburrirse y quitarse el aburrimiento por ellos mismos, necesitan saber perder parte del tiempo mirando el techo o las estrellas, necesitan aprender a ocupar el tiempo con sus propios recursos, y por supuesto, necesitan que no estemos encima de ellos todo el tiempo a modo de supervisores…” ¿te lo has pasado bien cariño?”

Necesitan que nuestro tiempo disponible sea de calidad, no de cantidad. Necesitan encontrar aficiones y espacios compartidos donde aprender sea un placer y enseñar un orgullo. Necesitan que nosotros, sus padres y madres, sepamos entender sus emociones y demos más importancia a cómo son que a cómo queremos que sean. Necesitan padres y madres humildes, que reconozcamos nuestros errores y no pretendamos vender siempre nuestras virtudes como un trofeo.

Nuestros hijos necesitan padres y madres de carne y hueso, bien pegados a la realidad, con un abanico amplio pero de criterios, de principios y valores forjados por el esfuerzo y la constancia, la rutina y el ejemplo.

En Autoescuela para Padres no enseñamos a ser padre o madre, ayudamos a las personas a sacar lo mejor de sí mismas, a manejar con habilidad las dificultades propias del día a día, a convertir los errores en nuevas oportunidades, a mejorar nuestra decisiva influencia en el futuro de nuestros hijos.

 

 

2 comentarios en “¿Qué necesitan nuestros hijos?”

    1. Gracias Raquel, la intención es crear una reflexión para que esta a su vez genere un cambio en la forma que entendemos la educación. Hay que rescatar la naturalidad y la sencillez, sino nuestros hijos van a llegar a pensar que la vida es un parque temático donde todo te lo dan hecho, y creo que no es así. más bien todo lo contrario.

      Feliz verano

Deja un comentario