Bullying. Las tres víctimas del acoso escolar.

Todos somos víctimas de esta inmerecida lacra de casos de acoso escolar o bullying. A todos se nos para el corazón cuando saltan a la luz las nefastas consecuencias de jóvenes, niños la mayoría, que ven su vida arruinada y no encuentran más salida a su angustia que la del aislamiento y en algunos casos, el suicidio. Todos somos víctimas, pero en el acto de acosar, hay tres víctimas directamente implicadas. Continúa leyendo Bullying. Las tres víctimas del acoso escolar.

¡Te quiero! Pero no eres mía, no eres mío…

La fantasía de poder nos acompaña a lo largo de toda nuestra vida. De pequeños tratamos que nuestros padres hagan todo lo queremos, lo que nos  gusta, lo que nos da placer. Vamos al colegio, nos socializamos y seguimos aprendiendo reglas de poder en la fuerza del grupo, las normas con sus consecuentes asaltos y defensas. Llegan los resultados académicos, la rivalidad y el interés. Llegan las pandillas, el líder gobierna, impone su estilo desde su poder. Llega la edad laboral y el compromiso adquirido también puede. Llega la vida en pareja y… ¿Quién puede con quién? Continúa leyendo ¡Te quiero! Pero no eres mía, no eres mío…

Pensad, pensad… ¡Malditos!

Atravesamos una auténtica crisis de criterio. Cada vez pensamos menos y además permitimos que sean otros quienes piensen por nosotros. Tendencias, gustos, aficiones, moda,… nada es casual ni tampoco improvisado, todo tiene su por qué y su intención. Nos va lo fácil, lo inmediato, y sobre todo lo cómodo. Somos la expresión máxima de la ley del mínimo esfuerzo. Y nos equivocamos si creemos que esto que nos ofrecen es lo mejor que nos merecemos. Continúa leyendo Pensad, pensad… ¡Malditos!

La objetividad, la heladeria y la satisfacción personal.

¿Qué hacemos muchas veces cuando nos sentimos mal? ¿Por qué nos empeñamos en querer tomar decisiones cuando más vulnerables estamos? Continúa leyendo La objetividad, la heladeria y la satisfacción personal.

Somos más y mejores. El recuento de los cuerdos.

¿Aburridos de ver tantos “malos” por la televisión? ¿Cansados de la sobredosis de noticias catastróficas, alarmantes, depresivas y penosas? ¿La realidad es siempre así o es que nos venden sólo lo que a algunos les interesa? Continúa leyendo Somos más y mejores. El recuento de los cuerdos.

Mamá, Papá… ¡Apagadme la tele, por favor!

Hola mamá, hola papá:

Os escribo esto casi sin querer, pero por favor apagadme la tele, y cuanto antes lo hagáis mejor. No sé cómo hemos llegado a esto, tal vez porque siempre estaba encendida y me atraían los colores; Continúa leyendo Mamá, Papá… ¡Apagadme la tele, por favor!

Breve teoría sobre La Felicidad de las Personas. ¿Cómo se conectan tus emociones?

Todos queremos ser felices, todos perseguimos el sueño de alcanzar la felicidad y no perderla. Sin embargo todos sabemos, o a estas alturas deberíamos saber ya, que la felicidad es efímera, caprichosa y antojadiza, es lo más parecido a la Navidad, que dura lo que dura y encima cuando llegan los regalos… ¡se nos esfuma! Continúa leyendo Breve teoría sobre La Felicidad de las Personas. ¿Cómo se conectan tus emociones?

Dale la vuelta… ¡Castigate tú!

Castígate tú… con leerle un cuento nuevo, con dedicarle más tiempo, con abrazarle más, mejor y a todas horas; con ponerle flores en su cuarto a traición, con plantar y cuidar un árbol juntos, con compartir un club secreto de lectura,  Continúa leyendo Dale la vuelta… ¡Castigate tú!

El aburrimiento, esa emoción tan necesaria como olvidada.

El aburrimiento es posiblemente una  de las emociones más olvidada, poco deseada y poco querida (aunque hay personas que les encanta estar aburridas, dicen… ). Cuando notamos que estamos aburridos no nos gusta, nos hace sentir mal, incómodos e incluso inquietos. Continúa leyendo El aburrimiento, esa emoción tan necesaria como olvidada.

Adolescencia & Violencia Filioparental… ¿Qué más da?

“O me lo das o te mato, y tú… cállate puta”.

De un hijo a sus padres en nuestras consultas reclamándoles su paga semanal

El perfil

Podría llamarse Pedro, Juan o Jonathan, pero también Carmen, Begoña o Eli, ¡qué más da!, no hay distinción de género, sólo son nombres, personas, jóvenes, pero sobre todo son víctimas de una estructura familiar disfuncional arriesgada y peligrosa; Continúa leyendo Adolescencia & Violencia Filioparental… ¿Qué más da?