Porque Yo, como Tú… también me quiero.

Perdona tú, pero yo, como tú… también me quiero. Y he decidido no amar al próximo como a mi misma, pero sólo un poco menos. Y si no te gusta lo que hay, pues no te gusta, qué le vamos a hacer, pero si no me respeto yo, no me respeta nadie, y tú sabes muy bien a qué me refiero. La sociedad es machista de acuerdo, pero eres tú quien decide seguir siéndolo o no. Sabes lo que haces en todo momento y en tu fantasía de poder se te atraganta tu atalaya desde donde divisas tu absurdo desenlace. Tu violencia es tu ignorancia.

Me quiero y me respeto, y no permito que nadie me trate con desprecio, no tolero la arrogancia de quién no sabe estar a la altura de lo que yo valgo; ni más ni menos que tú, ni más ni menos que nadie.

Mujer, de corazón indulgente, de maneras amables y de vivencias envidiables. Mujer, de piel inolvidable, de carácter indomable. Mujer… ¡quiérete más que “al próximo”!

¡Ya está bien! ¡Ni uno más!

Luis Aretio

2 comentarios sobre “Porque Yo, como Tú… también me quiero.”

Deja un comentario