Peligro, docentes sin evaluar.

Ya es lo último, un comité de expertos reunidos en pleno siglo XXI pagado por todos los ciudadanos y lo único que se les ocurre es ahondar aún más en el desequilibrio, en el injusto e inmerecido trato que los profesionales de la docencia sufren en este país cansino y ajado. Menudo despropósito volver al modelo de dar más palos a quien más carga soporta y ¿para qué? ¿para motivarlos? Ah claro, que es voluntario, y además incentivado; es decir, que dudamos de lo que haces y para que no quede mancha te lo premiamos. No creo, señores y señoras gobernantes y gobernantas, que la docencia de nuestro país se merezca esto.

Si quieren que este país se parezca a Finlandia encarguemos millones de bolsas de cubitos de hielo, y si acaso prefieren Canadá, pues sembremos el país de grandes arces, pero no jodan más a los que ya lo están, porque esto no es serio. El fracaso es de todos, no de uno, ni de dos, de todos, porque la suma de las partes no es un todo ponderado, sino el estrepitoso desmoronamiento intencionado de esto que algunos llaman sistema y algo más, ah sí, educativo.

Madres, padres, y demás lindezas allegadas a las familias, me gustaría saber qué conclusión sacáis de este tipo de noticias. Quizás sean del tipo: “Claro, son ellos los que no están preparados, total, para ser maestro sólo hay que hacer un examen”. Otra perla podría ser: “Con lo poco que trabajan y encima no están bien preparados”; y quizás los más eruditos o posmodernos: “En Finlandia sí que están formados, no como aquí, que cualquiera vale para eso”.

Pues no, no estoy de acuerdo con nada de esto. Os dejo el fracaso de nuestro sistema por orden de aludidos: gobernantes, familias, medios de comunicación y ahora sí, ahora llegamos a los docentes, que tendrán mil carencias, pero ni un ápice de imbéciles.

1.- Gobernantes: todo dicho, siete reformas educativas en tres décadas y ninguna ha servido absolutamente para nada. No hay más que añadir señoría.

2.- Familias: insoportable el nivel de sobre protección, sobre atención y sobre actuación con que os presentáis en los colegios, de verdad, para eso ni vayáis.

3.- Medios de Comunicación: realmente salvo el share (índice de audiencia), el resto os importa una mierda, perdón, pero con tanta tele basura no sé, me ha salido eso.

4.- Docentes: es verdad que en el cesto hay veces que sobran manzanas, unas por podridas y otras por aburridas, y tenéis mucho que hacer al respecto.

No, de nuevo otro palo a los mismos de siempre no. Otra etiqueta facilona para de nuevo tirar la piedra para adelante, no gracias. En este proceso de enseñar faltan recursos, falta tacto, falta responsabilidad y sobre todo respeto por quien se deja algo más que la piel en cada jornada de trabajo. Al Cesar lo que es del Cesar, valorémonos todos, uno a uno; calculemos el índice de responsabilidad que cada parte tiene en el fracaso, porque si la ignorancia existe, es porque a muchos les interesa.

No es magia, es educación.

Luis Aretio.

3 comentarios sobre “Peligro, docentes sin evaluar.”

  1. No puedo más que decir,que aplaudo tu espléndida reflexión. En la educación de los y las futuras y futuros adultos,todos estamps,o deberíamos ,implicarnos. Pero es más fácil culpar siempre a los mismos.

  2. Así de triste es la realidad. Empezando por el injusto proceso de oposiciones que se sigue en España y que deja una estela a su paso de depresiones, frustraciones, maltrato psicológico a la docencia y a la decencia y dignidad de las personas… ¿y después qué? Si se ha aprobado una vez, para qué el maltrato de pedir la misma prueba exclusivanente memorística una y otra vez? Sin hablar de la falta de objetividad. Si estoy preparad@ en una primera vez y además lo demuestro en el día a día en el Aula, ¿qué sentido tiene volver a repetir hasta la saciedad cada dos años la misma prueba? Dejemos ese precioso tiempo de “embuche de contenidos repetitivos” para usarlo “creando en el Aula”, innovando, formándonos (la machacada “Formación Continua), conciliando, siendo felices y transmitiendo felicidad y no stress, inseguridad laboral, precariedad laboral (hacer kilómetros y kilómetros de carretera y dejando nuestros hij@s a cargo de otro) e insatisafacción. Por supuesto, no generalizo. Much@s practicamos la “automotivación” para no caer en la desidia.. pero ¿hasta cuándo?.
    Apostemos por la calidad de la enseñanza en serio. No miremos a Finlandia sin rigor. No somos Finlandia y nuestro sistema educativo. O es el mismo. “Think globally , Act locally” . Firmado: una entusiasta enamorada de la FP.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.