El monopolio emocional. La dependencia de amar y ser amado.

Nada me separará de ti salvo tú misma mamá, porque si me amas con toda tu alma, yo buscaré esa misma intensidad cuando quiera sentir ese amor que tú me has dado. Sí, tú me has permitido vivir pegado a ti y yo nunca más querré otra cosa que tu seguridad, tu protección, esa maravillosa sensación de estar siempre a tu lado, de necesitarte hasta para respirar, para poder descansar… o llorar. Sigue leyendo El monopolio emocional. La dependencia de amar y ser amado.

Ganas, tenemos muchas ganas.

Yo lo que tengo son… ganas.

Tenemos ganas de cambiar el mundo de un sólo golpe o poco a poco. Ganas porque sabemos que somos el granito de arena más importante del universo, porque sin cada uno de nosotros el otro nunca sería nada. Somos al mismo tiempo tan insignificantes como imprescindibles; tan simple como paradójico, de no ser nadie… a ser todo. Sigue leyendo Ganas, tenemos muchas ganas.

Alas de ángel. La otra mirada del cáncer.

Entre el amor y dolor: Carta de un niño a sus padres el día después del diagnóstico. 

Cuando vivir duele por injusto, cuando la rabia alcanza su cota más alta; cuando la frustración te rompe el alma en pedazos de tristeza que jamás hubieras imaginado… ni en el peor de tus días.

Abrázame fuerte mamá, que no quiero sentirme solo, que yo no siento miedo si tú no lo tienes, y hoy lo veo en tus ojos, porque tu mirada está rota desde ayer. Sigue leyendo Alas de ángel. La otra mirada del cáncer.

Separación, dolor y etiquetas. Carta a los padres de Ana.

Mamá, papá, tengo que comunicaros que ANA está sufriendo por culpa de vuestra injusta actitud. Ella sólo tiene siete años y muchas ganas de vivir, no de sufrir. Me traéis a ANA a mi consulta porque se porta mal, porque no obedece, porque tiene rabietas, porque ha empezado a ir mal en el cole o porque hay sospechas de que sus compañeros de clase la rechazan; o por todo a la vez, ya que en más de un caso me he enfrentado a niños con todos estos síntomas al mismo tiempo. Sigue leyendo Separación, dolor y etiquetas. Carta a los padres de Ana.

¡Cincuenta veces No!

No hagas eso, no te quejes, no digas nada, no pienses, no te relajes, no se te ocurra. No, negación volcada del error, rechazo de cuanto intentas y no alcanzas. No, laberinto de la razón tan necesario como innecesario, rechazado por representar la sobriedad de una realidad contraria y desaprobada. Sigue leyendo ¡Cincuenta veces No!

Adolescentes: la distancia emocional ante el fracaso en casa.

No me riñas, no me grites, no te desesperes; has sido tú quien me ha enseñado con tu ejemplo cómo se hacen las cosas. No me presiones para que haga lo que tú quieres simplemente porque te gustaría que yo fuera como tú tienes pensado. No me agobies con tus amenazas, no me ridiculices delante de tus amigos, y sobre todo no me des de lado cuando no logre cumplir con tus ansiadas expectativas, porque son sólo tuyas, no mías. Sigue leyendo Adolescentes: la distancia emocional ante el fracaso en casa.

Estado Civil: Borrego

Somos seres fáciles de llevar y de convencer, seres que sólo vamos a pacer al lugar que nos dejan. Seres que convivimos con el miedo al horror de una amenaza incierta por desconocida. Seres que nos dejamos quitar lo mejor de cada uno según avanza la temporada. – Reproducíos, transmitid el pánico a cada generación que nazca y no penséis nunca en cruzar la valla, porque quien lo hace pierde el estatus de la seguridad de un falso protector que sólo te cuida por su interés, no es por afecto, es por tu “lana”-. Sigue leyendo Estado Civil: Borrego

Cuando los hijos “pierden la gracia”… y los queremos educar.

Cuando tenemos hijos y luego nos damos cuenta que lo importante no era tenerlo todo controlado. Cuando vemos que lo que realmente no podía faltar era la paciencia con que afrontar las malas noches. Cuando aprendemos que lo que nuestros hijos necesitan es la seguridad de una calma que no se vende en farmacias. Cuando vemos que nuestros hijos ya no obedecen… Es entonces cuando hemos llegado al punto de no retorno, ese momento en que “los niños han perdido la gracia” y decidimos comenzar a educarlos sin saber por donde empezar porque nos tienen secuestrados por el “yo quiero”. Sigue leyendo Cuando los hijos “pierden la gracia”… y los queremos educar.

Se vende felicidad, razon aquí.

Y volvemos a caer en la mitomanía, en los falsos dioses, en adorar de nuevo al becerro dorado; y todos tan callados vitoreando al emperador como si llevara puesto su mejor traje sabiendo que está desnudo. Saluda y sonríe, hipócrita, que te están viendo. Sigue leyendo Se vende felicidad, razon aquí.

Los docentes también lloran.

Todos hemos tenido una maestra o un maestro que recordamos de manera entrañable por su ternura o su paciencia; los hubo y los habrá que no, que los recordemos por su firmeza o exigencia, pero todos tienen un denominador común, todos han sido habitantes del planeta escuela. Sigue leyendo Los docentes también lloran.