No es magia, es educación.

Todo viene de una expresión que utilizamos mucho cuando nos cruzamos con niños educados y es: “Qué suerte, qué buenos han salido”. No, mire usted, ni es cuestión de suerte ni mucho menos es magia, es cuestión de educación, de persistencia, de constancia y paciencia, pero sobre todo, de tener criterios claros, de saber qué quiero yo para mis hijos, no lo que quieren ellos; porque ellos, como cualquiera, quieren que nadie les imponga ni límites ni normas, pero ese es si acaso el truco, que “educar no es darte lo que tú me pides sino saber yo lo que tú necesitas”.

No, no es magia, es educación.  ­

Luis Aretio

4 comentarios sobre “No es magia, es educación.”

  1. Tienes toda la razón, cuesta mucho, mucho educar. Hay que decir bastante a menudo que no. Es una lucha que no acaba nunca. Es agotador. Cuando ves algún resultado la alegría es eso sí , inmensa.

  2. Mi divorcio me desoló y el padre de mis hijos nos destrozó emocionalmente y económicamente.
    No tenía ni para comer….
    Me quedé sola con un bebé y dos niños de 5 y 7 años
    Pues mis 3 hijos han crecido y son unos ya casi hombres y mujer ejemplares y todos me repiten:
    QUE SUERTE HAS TENIDO¡¡¡
    NOOOOOOO
    Ha sido educar sin descanso y siempre diciendo no, aunque me habría gustado bajar la guardia .
    Hice una opción al tener hijos que fue dedicarles a ellos todo mi tiempo .
    No son una suerte son esfuerzo, tiempo renuncias….Y AMOR que es darse al otro

    1. Qué fácil es para los demás reducir el esfuerzo a la suerte y al azar. Enhorabuena porque tus hijos sabrán tener hijos tan bien queridos como han sido ellos, tan bien educados como tú te has sacrificado, y eso no tiene precio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.