El acoso escolar y los niños sensibles.

“Aquí no te queremos. Que levante la mano quien quiera que se quede éste. Eso dijo el líder; y nadie, ni quien yo creía hasta ahora que era mi único amigo, nadie levantó la mano. Me dolió tanto que me quedé paralizado, disimulando no reaccionar, como si realmente no me importara, pero por dentro estaba echo polvo.

Sigue leyendo El acoso escolar y los niños sensibles.

Los niños felices.

Los niños felices obedecen, y hacen lo que les piden sin poner mala cara.

Los niños felices dan las gracias, y además les brilla inocente la mirada.

Los niños felices piden disculpas cuando alguna vez se pasan «de la raya».

Sigue leyendo Los niños felices.