La abundancia genera arrogancia. Cuidado con los niños.

Cuanto más tenemos más queremos… o eso creemos. Acaparar nos calma aparentemente la angustia de aquello que sabemos que, a lo peor, nunca podremos alcanzar; pero la serenidad es otra cosa, la serenidad está en no necesitar, en saber disfrutar de lo que tenemos y somos, no de lo mhcho que nos falta y no seremos.  

Aplicable a todo, juguetes, comida, ropa, relaciones, objetos, utensilios… cuanto más tenemos menos valoramos, y así nuestros hijos crecen educados en una abundancia molesta y perecedera. ¿No sería más sano moderar y enseñar a cuidar?

Si tengo mucho… desperdicio, pero si tengo poco… cuido.

¿Que siente un niño cuando vive rodeado de tanta abundancia? Debe ser lo más parecido a un adulto que lo tiene todo. ¿Con qué mas se le puede sorprender? Seguro que con cosas que no necesita y que estarán predestinadas a la pila de los objetos inútiles. La opulencia acaba en indiferencia, en desgana, en desmotivación, y en no ser capaz de dar el valor real a las cosas.

Sin ánimo de generalizar, tener mucho no ayuda a nuestros hijos, al contrario, les molesta y distrae, y no coincide con una de las necesidades más importantes que debemos enseñar durante la infancia: aprender a tener y a valorar aquello que se tiene, así como a respetar y cuidar, valores fundamentales para hacer de nuestros hijos personas responsables.

“De joven me sentía mal con mis padres porque mi paga semanal era menor que la de mis amigos, sabiendo de sobra que podían darme mucho más. Ese malestar me duró apenas unos años, pero la lección que aprendí ha durado toda mi vida”. Moraleja: Que te lo puedan dar no quiere decir que te lo vayan a dar. 

No es magia, es educación.

Luis Aretio

2 comentarios sobre “La abundancia genera arrogancia. Cuidado con los niños.”

  1. Me encanta como te expresas… es una pena cómo se está poniendo la vida… A mi me educaron como bien tu explicas sin darme más de lo k necesitaba y aprendiendo a valorar y cuidar lo pokito k tenía… Eso sí la pobre de mi madre lo poKito k nos daba era de calidad jajaj. Yo intento educar a mis hijos de la misma manera k me educaron a mi pero a veces como bien tu sabes me ganan la batalla y por pena y porq no sean menos k los demás pues se lo doy… Jejej tienes k seguir emseñandome. Un besazo grande, eres un gran ejemplo a seguir

Deja un comentario