Mamá: Patrimonio Emocional de la Humanidad

Porque dar la vida pariendo o sin parir merece nuestro mayor y mejor reconocimiento, aunque de momento lo que haya sea un abismo inmerecido hacia la figura de la madre al dar por hecho que si tienes un hijo te verás obligada a renunciar a más de lo que eres, a hacer más de lo que puedes y a dar más de lo que tienes.

No, no es de recibo que ser madre sólo sea igual a ese infinito esfuerzo; no es justo el papel omnipresente en todo lo que concierne al cuidado y atenciones de los hijos. Algunos celebran la incorporación del padre como un avance social, pero ese es el error, felicitarnos por aquello que debería ser normal, y eso nos aleja aún más del derecho a ser iguales.

Falta prioridad social, cultural y política. Falta el Ministerio de la Maternidad con subvenciones a fondo perdido para los tres primeros años de vida, para poder dedicarse uno a otro, la madre a su hijo, el justo y delicado tiempo de sentirse unidos,  conectados, arropados y queridos.

Parir en un paritorio o durante una larga adopción debería estar protegido y mimado; debería haber más y mejor atención durante todo ese tiempo, y no digo mejorar los servicios médicos y sociales, que también, sino mejorar los cuidados emocionales, con dedicación, con un trato humano exquisito sin importar si el servicio es público o privado.

Ser madre debería ser mucho más respetado de lo que hoy día consideramos. Es la admiración por quien nos da la vida, por quien nos conecta con el mundo, por quien con su esfuerzo nos saca para adelante contra viento y marea, con quien sufre cuando tú ni te enteras, porque reza crea o no crea, pero reza en silencio para que nunca pase nada que amenace a sus hijos de cualquier inimaginada manera.

Ser madre debería estar vigilado por la ONU, por la UNESCO, por la OTAN  y hasta por el antiguo PACTO DE VARSOVIA, qué más da; debería ser el mayor legado de la historia para las nuevas generaciones, para crecer a base de emociones, de sensaciones infinitas que sólo una madre puede saber regalar.

Cuando una madre nace, el universo entero se detiene para regalarle una estrella, la más bonita del firmamento.

Luis Aretio.

5 comentarios sobre “Mamá: Patrimonio Emocional de la Humanidad”

  1. Me parece justo….y algo muy necesario.por muchas.cosas,.en especial…porque los primeros tres años del bebé…es muy…muy importante…gracias…

Deja un comentario