Apego de Guardia: 24 hs.

Sí, es lo último en Servicios de Urgencias, porque cuando algo duele en el alma, no hay calma que se cure sin un buen “te quiero”.

Fórmulas magistrales para todo tipo de dolencias, carencias y aflicciones, recetas infalibles de amores indescriptibles.

Antídotos mágicos para las picaduras más venenosas. Ungüentos contra las penas, las frustraciones y las desesperanzas.

Radiografías emocionales en tres D: dudas, decepciones y distanciamientos.

Vendas para las quemaduras y tiritas para las rozaduras de esas sensaciones a veces tan raras.

Pomadas contra las dermatitis, contra toda erupción molesta que sólo será aliviada con la esencia de una caricia que se sabe bien dada.

Antiinflamatorios para reducir agobios y dramas; porque cuando duele la sinrazón lo primero que se inflama es el corazón, y no hay mayor dolor que el de una pena mal curada.

Inyecciones antibióticas de autoestima en suaves frascos de cristal transparente, donde se ve lo que se ofrece con la claridad de una sabiduría madura y pausada.

Jarabes de buenos deseos con mil sabores, olores y colores, ya que cuando nos sabemos malitos, todos queremos que se tengan en cuenta nuestros mimos favoritos.

Analgésicos con forma de besos, en formatos de 20-40-60 comprimidos; según la angustia la posología de la dosis recomendada varía, pudiéndose tomar hasta una caja al día.

Y todo sin defectos secundarios, sin síntomas asociados y compatible con otros tratamientos. No genera rechazos, todo lo contrario, estrecha lazos potenciando la unión entre el paciente-dependiente. Sin fecha de caducidad, porque un buen apego, es para toda la vida.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

Un comentario sobre “Apego de Guardia: 24 hs.”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.