¡Asperger serás tú!

Tenemos la responsabilidad de cuidar, educar y formar personas, pero nos obcecamos con las carencias y con las diferencias y nos perdemos en los laberintos sin salida del diagnóstico, mirando a la persona como si fuera el resultado de una tara, como si los demás fuésemos los ¿normales? Quien esté libre de miedos, que tire la primera piedra quien esté libre de prejuicios.

Dentro del Trastorno Generalizado del Desarrollo -TGD- está el Trastorno de la Comunicación Social –TCS-, dentro del TCS está el Trastorno de Espectro Autista –TEA-, dentro del TEA está el Autismo, dentro del Autismo se diferencia el Asperger, dentro del Asperger están los Altos Funcionales, y dentro el Trastorno Semántico-Pragmático, (más o menos).

A la persona, después de tanta etiqueta, casi ni la vemos.

Un Asperger puede resultar pesado, ¿y tú no? Un Asperger puede repetir mil veces lo mismo, ¿y tú no? Un Asperger maneja con dificultad la empatía, ¿y tú no? Un Asperger se equivoca con frecuencia, ¿y tú no?

¡Un Asperger tiene manías y fobias, y tú también!

No es magia, es educación.

Luis Aretio

8 comentarios sobre “¡Asperger serás tú!”

  1. Gracias por tu perspectiva. Un Asperger puede tener mas empatia que un neurotípico, un Asperger puede ser divertido, un Asperger puede mentir, un Asperger puede mirar a los ojos…etc…etc…lo vivo día a día, ese Asperger es lo más maravilloso de mi vida.

  2. Pues Luis, para mí fue muy necesario ese diagnóstico o etiqueta, cuando llegó comprendí lo que estaba pasando, dejé de culpabilizarme y pude ayudar mucho mejor….
    Todas las piezas del puzle encajaron.

    1. Claro que es bueno diagnosticar, el problema está en las etiquetas sociales, en la mera visión de la diferencia, en las absurdas comparaciones que establecemos entre quienes nos creemos normales y quienes creemos que no lo son. Así somos de absurdos, a veces.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.