A nuestro cerebro le gusta lo fácil, cuidado con tantas comodidades.

Venimos al mundo sin hábitos ni rutinas y observamos con asombro todo cuanto nos rodea, todo es nuevo para nuestro cerebro. Somos curiosos por naturaleza y nuestra curiosidad nos provoca querer aprender, querer saber y preguntar por todo lo desconocido. Somos lo que aprendemos, y ahí nace nuestra inquietud, nuestra necesidad de conocimientos y expansión: saber para ser. ¿Pero de dónde venimos? ¿Cuáles son nuestros antecedentes? Nuestro cerebro durante miles de años ha estado ocupado en una función casi exclusiva de autoprotección: defender su integridad y la de sus descendientes. Hemos pasado miles de años vigilando a los depredadores, miles de años programados para sobrevivir.

Toda esta evolución de nuestro cerebro se ha vuelto innecesaria en muy poco tiempo y su atención ha sido redirigida hacia necesidades secundarias menos urgentes y poco peligrosas: el trabajo como sustento económico, el ocio, el tiempo libre, la vida en familia, el aprendizaje formal; nuevas necesidades de una sociedad reinventada sobre un cerebro que ha llegado hasta aquí en una constante actitud defensiva. Ahora nuestras amenazas son psicosociales: de autoestima, de relación, de éxito social, de reconocimiento personal y profesional; en apenas cien años hemos reprogramado nuestras necesidades sobre una estructura cognitiva muy primitiva que apenas a tenido tiempo de poder adaptarse a todas estas nuevas demandas.

Ahora todo es confort, comodidad, inmediatez, y eso le encanta a nuestro cerebro; nos hemos relajado hasta límites insospechados, pero es una satisfacción irreal, es un placer superficial basado sensaciones que poco o nada tienen que ver con la felicidad, sino más bien con la comodidad y el hedonismo (la búsqueda del placer por el placer). Ahora no hacemos esfuerzos, somos expertos en sedentarismo y estamos haciendo creer a nuestros hijos que para ser felices debemos vivir rodeados de muchas comodidades (suelen ser muy caras) y  poder mantener actualizadas las grandes necesidades tecnológicas. La ética y la moral ya no se estudian ni se maman en casa; la religión está relegada al individualismo y al enfrentamiento entre creencias. Estamos en la era del primero Yo y luego Yo, ignorando las necesidades de una comunidad mundial completamente globalizada.

¿Dónde aprendemos a hacer esfuerzos? ¿Y a superar adversidades? ¿Qué referencias tienen las actuales generaciones para poder desarrollarse como personas íntegras? ¿Qué modelos son los más influyentes? Las respuestas las sabemos: no hay modelos de sacrificio, no hay referencias con las que construir un mapa mental real porque vivimos en una auténtica asincronía entre la realidad y las necesidades básicas para ser felices.

Nuestros hijos serán esclavos de una cultura nefasta, egoísta y demoledora si no hacemos algo con carácter inmediato; rompamos la inercia, cambiemos la tendencia desde cada casa, desde cada escuela, desde cada parque y cada calle. Eduquemos desde lo sencillo, desde lo normal, desde el equilibrio que debe surgir entre las relaciones afectivas y de disciplina que toda familia debe ofrecer a sus hijos.

Dar por dar es fácil, cómodo y no enseña nada, si acaso a no hacer esfuerzos. Saber cuándo dar y no dar es más ingrato, pero es lo que nos permitirá alcanzar esa tan deseada felicidad. A nuestro cerebro le gusta lo fácil, mucho cuidado con tanta comodidad.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

2 comentarios en «A nuestro cerebro le gusta lo fácil, cuidado con tantas comodidades.»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.