Dar todo a cambio de nada, roza el maltrato infantil.

Nuestros hijos tienen de todo, y en eso estamos todos de acuerdo. El problema es que no lo valoran y además no nos lo agradecen. ¿Dónde han aprendido a no respetar lo que les ofrecemos si resulta que para dárselo tenemos que renunciar a otras cosas? Sigue leyendo Dar todo a cambio de nada, roza el maltrato infantil.

Nunca seremos iguales.

Somos diferentes porque sentimos diferente. La igualdad es un bulo, una quimera sin ningún sentido. El examen de lo importante se diluye entre dos bandos enzarzados por ver quién derrota la razón del otro. Sigue leyendo Nunca seremos iguales.

¿Por qué es bueno aburrirse?

Hemos creado una etiqueta negativa ante uno de los estados más placenteros e interesantes a los que nos podemos enfrentar en nuestra rutina. Breve pero ágil entrevista de Aurora Gilabert, periodista, redactora de RTVA galardonada con el  Premio Andalucía de Periodismo 2015, donde nos ofrece una capsula sobre cómo afrontar esto de «estar aburridos» desde una nueva perspectiva.

Sigue leyendo ¿Por qué es bueno aburrirse?

La dependencia emocional o la conspiración del placer.

La persona que depende de un sólo amor no sabe qué hacer cuando ese amor le falta, y ante su pérdida siente ansiedad, angustia, desorientación, desesperanza y soledad; se siente vacía al no poder tener acceso a ese amor ahora negado o simplemente amenazado. Sigue leyendo La dependencia emocional o la conspiración del placer.

No es magia, es educación.

Todo viene de una expresión que utilizamos mucho cuando nos cruzamos con niños educados y es: “Qué suerte, qué buenos han salido”. No, mire usted, ni es cuestión de suerte ni mucho menos es magia, es cuestión de educación, de persistencia, de constancia y paciencia, pero sobre todo, de tener criterios claros, de saber qué quiero yo para mis hijos, no lo que quieren ellos; porque ellos, como cualquiera, quieren que nadie les imponga ni límites ni normas, pero ese es si acaso el truco, que “educar no es darte lo que tú me pides sino saber yo lo que tú necesitas”.

No, no es magia, es educación.  ­

Luis Aretio

Cosas que hacemos por nuestros hijos y que quizás ellos no sepan.

Renunciar.

Sacrificar nuestro tiempo para tal vez conseguir mucho más de lo que cualquier persona que sin tener hijos puede llegar a entender; y aunque sabíamos que el cambio sería importante, nadie se imagina cuánto. Sigue leyendo Cosas que hacemos por nuestros hijos y que quizás ellos no sepan.

El momento de la verdad: «Los Reyes Magos somos mamá y papá».

Suele ocurrir entre los ocho y los diez años, y es algo natural que viene ocurriendo desde siempre. No hace falta anticiparnos porque se enterarán por los amigos, por sus hermanos mayores o puede que en el cole, pero recuerda que lo más importante es no hacer un drama de todo esto. Elige una explicación sencilla y concisa que destaque lo mucho que ganáis a partir de ahora, que resalte lo positivo y lo bueno de este momento. Así es como quiero yo explicarle a mi hija la verdad sobre la ilusión de los regalos. Sigue leyendo El momento de la verdad: «Los Reyes Magos somos mamá y papá».

Tres Reyes, tres regalos.

Regalar por regalar es perjudicar el desarrollo normal del juego, porque en casa no tienen juguetes no, ahora tienen jugueterías. Poner orden a este caos es tan sólo una cuestión de criterio. Si de verdad queremos que nuestros hijos valoren, respeten, cuiden, conserven, mantengan y aprecien lo que tienen, hagamos que tengan pocos pero buenos regalos. El fin de regalar es hacer feliz a quien recibe el regalo, pero si nos excedemos, les estamos enseñando que la felicidad es simplemente tener por tener, y eso no tiene nada que ver con ser felices, más bien todo lo contrario. Sigue leyendo Tres Reyes, tres regalos.

Doña Venga y Don Vamos, una pareja de mucho cuidado.

Doña Venga y Don Vamos viven en un piso moderno, tienen dos hijos coquetos, y mientras papá trabaja mañana y tarde, mamá optó, tras nacer su primer hijo, por la jornada reducida. Tienen dos coches y cuatro alzadores, por aquello de los horarios que nunca son conciliadores. Son una familia estándar, que sin ánimo de ser los únicos, nos sirven como excusa para tratar este tema de los días y las prisas. Porque los «venga y los vamos» son nuestro pan de cada día. Sigue leyendo Doña Venga y Don Vamos, una pareja de mucho cuidado.

Educar sin castigar. La técnica de la Distancia Emocional.

El Castigo es una herramienta que, salvo en algunos casos de flagrante gravedad, no debería aplicarse. Es más, según el carácter de cada niño puede que el castigo se vuelva contra quien decide aplicarlo; porque igual que hay niños que para que aprendan la lección sólo hay que castigarles una vez, hay otros que soportan todo tipo de castigos y consiguen que nada les haga aprender ni nadie les pueda doblegar por aquello por lo que han sido castigados. Sigue leyendo Educar sin castigar. La técnica de la Distancia Emocional.