Lo increíble no hay quien se lo crea.

¿Niños habilidosos, niñas sorprendentes, niños mágicos o niñas brillantes? ¿Para esto queremos la infancia? ¿Para que nos dejen boquiabiertos con las cosas maravillosas que hacen? Esto no hay quien se lo crea; esto de tener hijos increíbles suena a farsa, a exageración, a despropósito y lo peor, en muchos casos a fracaso. Porque no hay talento para todos ni todos los niños están tocados por la mano de la genialidad, lo sentimos. No hay quien se crea a esta moderna horda de padres y madres obsesionados por exhibir su propia vanidad de la mano de sus leales  e indefensos vástagos, quienes haciéndoles creer seres superiores por competir y rivalizar, olvidan lo más importante, que más vale disfrutar jugando que triunfar sufriendo sin que nadie los crea, salvo tú. Por una educación familiar responsable.

Luis Aretio

Que no son gigantes, niños, sino docentes.

“Mire, mi señor, que no son gigantes sino molinos, y lo que parecen brazos son las aspas”. Disculpen esta osada tropelía al querer emular tan noble literatura, pero sírvame el símil al tratarse, como verán sus mercedes, de aventuras donde singulares caballeros e intrépidas damas, se entregan a su labor docente; y aunque vivir la docencia no es ninguna novela de caballería, demasiadas veces lo pareciere. Sigue leyendo Que no son gigantes, niños, sino docentes.

Si no te obedece, de algo carece.

Veo niños y niñas que no saben obedecer, que carecen de lo más importante para su desarrollo como personas sanas porque estamos normalizando peligrosamente las faltas de respeto en casa y en la escuela. Los adultos nos quejamos con aspavientos de la mala educación de las nuevas generaciones, de lo poco que valoran las demasiadas cosas que les ofrecemos; nos quejamos de ellos siendo nosotros quienes hemos permitido semejante incoherencia educativa. Nos hemos inventado una moderna relación de “toma y quiéreme por lo que mucho que te doy”, y eso no es amor, eso es maleducar, y además sale muy caro. Cambiemos las normas, rescatemos el sentido común y mostremos el mejor de nuestros ejemplos.

Por una educación responsable.

Luis Aretio

Los tremendismos. Dime cómo hablas y te diré cómo te sientes.

Los usamos a diario, nos acompañan en nuestros procesos de comunicación y además los estamos normalizando sin ser conscientes del impacto que genera en nuestras cogniciones (pensamientos), base de lo que luego serán estados emocionales condicionados por esos procesos de pensamiento. Sigue leyendo Los tremendismos. Dime cómo hablas y te diré cómo te sientes.

«Mis notas no saben lo que yo sé».

Esta frase me la ha lanzado una joven de 13 años en la consulta. Es increíble cómo puede reflejar la incapacidad del sistema para comprender a sus alumnos desde la individualidad. Sus padres están separados y ninguno de los tres lo lleva bien. ¿Cómo van a reflejar sus notas lo que realmente sabe o no sabe? Vive bloqueada emocionalmente, se siente sola, angustiada, desesperada y todo es presión a su alrededor. No quiere decepcionar a su madre y teme a su padre. Sabe que los seis suspensos se van a convertir en castigos como tiempo sin jugar, sin salir, y más academias de refuerzo de las que ya tiene. ¿Cómo va un boletín de calificaciones académico a reflejar la situación de cada uno de los alumnos? No, las notas nunca sabrán lo que ellos saben, o no saben.

Luis Aretio

Amar es educar. Educar es amar.

Son dos verbos en uno, y no se da el uno sin el otro. Amar a nuestros hijos educándolos, porque amar también implica educar, y por eso pasa lo que nos está pasando, que de tanto quererlos nos olvidamos de educarlos, y luego nos quejamos de que no nos quieren y no nos respetan. Educar también implica amar, porque en los centros educativos nos preocupamos cada vez más de sus emociones, aunque a veces el sistema no los sepa querer a todos por igual. Familias y docentes vamos de la mano en esto de amar y formar personas con criterio y sentido.

No es magia, es educación.

Luis Aretio

La Separación Cautelar.

La separación cautelar es un ensayo de la separación sin tomar decisiones precipitadas e irreversibles. Sigue leyendo La Separación Cautelar.

Crecer es amar a quien te educa y respetar a quien te enseña.

¡Con lo bonito que es ver crecer a nuestros hijos como personas respetuosas y agradecidas! Sigue leyendo Crecer es amar a quien te educa y respetar a quien te enseña.

Trastornos de conducta y abuso de tecnología.

El abuso de las nuevas tecnologías está provocando la aparición nuevos modelos de conductas desadaptativas, Sigue leyendo Trastornos de conducta y abuso de tecnología.

Educar con los cinco sentidos +1 : el sentido común.

1.- Educar es tener vista. Y quizás mirar sea mejor que ver, porque mirar es una actitud Sigue leyendo Educar con los cinco sentidos +1 : el sentido común.